El Picor Vaginal y sus posibles Causas, Síntomas y Tratamientos

5/5 - (8 votos)

El picor vaginal suele ser bastante incómodo y en muchas ocasiones algo doloroso.

Puede aparecer debido a infecciones, sustancias irritantes o incluso por la menopausia.

Además, el picor vaginal puede ser producido por algunas enfermedades de transmisión sexual y trastornos de la piel.

Causas del picor vaginal

Dentro de las posibles causas que provoca picor vaginal se encuentran las siguientes:

  • Los productos irritantes: los productos que contiene químicos como: jabones, detergentes, papel higiénico, duchas vaginales, entre otros pueden ser peligrosos, ya que los mismos puede causar una reacción alérgica.
  • Problemas en la piel: ciertas enfermedades de la piel pueden causar picor vaginal, entre ellos se encuentran la psoriasis y el eccema ambos ocasionan picazón y enrojecimiento en la vagina.
  • Las infecciones micóticas: a este tipo de infecciones se les conoce también como infección vaginal por hongos y se trata de una afección que es muy común en muchas mujeres.
  • La vaginosis bacteriana: se trata de otra picazón vaginal que es muy común, está bacteria suele desencadenarse por desequilibrio entre las bacterias que son buenas y las bacterias que son malas que se encuentran presentes en la vagina de manera natural.
  • Las enfermedades a causadas por transmisión sexual: estas pueden ser provocadas a causa de las relaciones sexuales que en muchas ocasiones suelen darse sin protección causando picazón en la vagina y otros tipos de afecciones.
  • La menopausia: las mujeres que padecen de menopausia suelen tener un riesgo mucho más alto de contraer picazón vaginal, esto por la reducción de los niveles de estrógeno que suele ocurrir cuando se encuentra presente la menopausia.
  • El estrés: es otra de las causas de irritación o picazón vaginal, está puede ser a causa de estrés emocional o físico y es muy común en las mujeres.

Pistas para detectar las causas del picor vaginal

Es importante no preocuparse ya que los nervios y el estrés pueden aumentar el picor vaginal en la mayoría de los casos.

La ropa ajustada puede ser motivo para la aparición de picazón vaginal.

Por lo que si sueles utilizarla y notas picor prueba a usar pantalones más anchos o faldas.

Infecciones vaginales y disbacteriosis

Algunos de los síntomas más comunes de la infección vaginal son:

  • Dolor en el acto sexual.
  • Irritación vaginal.
  • Sangrado leve vaginal.
  • Ardor o dolor al orinar.

La disbacteriosis es un trastorno de la vagina producido por el desequilibrio de la microflora del entorno vaginal. 

Los síntomas principales de la disbacteriosis es el olor en la secreción vaginal (flujo con olor malo y grisáceo).

Síntomas de la vulvovaginitis o candidiasis vaginal

Los síntomas que se pueden presentar muchas veces son leves a moderados y los mismos llegan a causar:

  • Una picazón o irritación de la vagina y la vulva.
  • Sentir sensación de ardor, esto especialmente cuando se tiene relaciones sexuales o simplemente al orinar.
  • Inflamación o enrojecimiento de la vulva.
  • Molestias y posibles dolores vaginales.
  • Sarpullido en la vagina.
  • Posible secreción vaginal con las siguientes características: blanca, espesa y sin olor.
  • Una posible secreción vaginal acuosa.

Es muy posible que tengas candidiasis complicada si te encuentras presentando los siguientes síntomas:

  • Cuando la persona tiene síntomas y signos que son graves tales como: hinchazón, enrojecimiento extenso, picazón que pudiera provocarle grietas, llagas o desgarros.
  • Si la persona ha tenido de 4 a más infecciones por cándida en 1 año.
  • Cuando la infección es causada por un hongo de tipo menos típico.
  • Se puede complicar al estar embarazada o cuando se tiene diabetes que no ha sido controlada.
  • Si el sistema inmunitario está debilitado, esto por el consumo de medicamentos o ciertas afecciones como: infección por VIH.

Infecciones por hongos y vaginosis

La infección por hongos y vaginosis aparece cuando las llamadas levaduras naturales que habitan en la vagina de manera normal crecen demasiado.

Este crecimiento suele causar síntomas molestos como la picazón, entre otros.

Cuando el pH de la vagina pierde su equilibrio, las levaduras pueden comenzar a multiplicarse y causar una infección vaginal.

Tu equilibrio natural puede llegar a cambiar debido a:

  • Posibles cambios normales en los niveles de las hormonas durante el ciclo menstrual.
  • A causa de los antibióticos, la cortisona entre otros.
  • Cuando las defensas del cuerpo se encuentran débiles.
  • Al tener una reacción natural a los hongos y las bacterias naturales de los genitales de otra persona.
  • Cuando se tiene diabetes o se está embarazada.

Esta infección puede curarse siempre y cuando se usen medicamentos antimicóticos que sean anti-hongos.

Ya que la mayoría de las infecciones que son causadas por hongos vaginales suelen causar picazón, enrojecimiento y ardor dentro y alrededor de la vagina.

Es importante mencionar que la infección producida por hongos vaginales no se trata de una enfermedad de transmisión sexual.

Esto significa que no es contagiosa y no se trasmite de una persona a otra durante el sexo.

Sin embargo, puede ocurrir que el contacto sexual cause este tipo de infecciones vaginales.

Duchas vaginales para el picor vaginal

Las duchas vaginales se utilizan para higienizar o lavar la vagina ya sea con agua u otras mezclas de líquidos.

Son comunes en mujeres de entre los 15 a los 44 años de edad.

Sin embargo, este método no es recomendado por los médicos, ya que pueden causar distintos trastornos para la salud de la mujer.

Las duchas vaginales pueden alterar el equilibrio de la flora vaginal y además alterar la acidez natural que se encuentra en una vagina sana.

El uso de la ducha vaginal ocasiona un crecimiento bastante exagerado de las bacterias nocivas ocasionando una candidiasis vaginal o una vaginosis bacteriana.

Si ya presentas problemas de infección vaginal y usas la ducha vaginal es posible que se provoque una infección más profunda.

Es decir, en el útero, las trompas de Falopio o en los ovarios causando una inflamación pélvica.

Debido a esto, la recomendación general es que la vagina se limpie de manera natural, a través de la formación de mucosa.

La mucosa limpia el semen, el flujo vaginal y la sangre.

Exceso de higiene en la zona: uso de productos inapropiados

La higiene genital en exceso puede ser muy agresiva. y solo debemos utilizar jabones para limpiar la parte externa de la vagina.

El uso de toallitas, desodorante u otros productos que contengan perfume y alcohol no son recomendados para ser utilizado en la zona intima.

Ya que éstos pueden producir irritaciones y molestias.

La utilización de esponjas pueden favorecer la aparición de gérmenes en la zona vaginal debido a la humedad.

Además, puede producir irritaciones y roces.

La recomendación más extendida es lavar la zona manualmente asegurándonos de tener las manos limpias.

Productos para la regla: tampones, compresas, etc.

Muchas mujeres tienen pieles muy sensibles fácilmente irritables.

Debido al contacto con sustancias que son tratadas químicamente, el plástico y los perfumes que las compresas y los tampones suelen contener.

Estos productos son elaborados con materiales derivados del plástico.

Por lo que en ocasiones pueden llegar a irritar la zona vaginal, además de ocasionar alergia y picor.

Para evitar que este tipo de productos afecten tu zona vaginal, se recomienda la utilización de tampones y compresas que se encuentren elaborados con 100% algodón puro.

Esto ayudará a prevenir las alergias, irritaciones y picor por ser un material hipoalergénico y transpirable.

Por otro lado, el uso de la copa menstrual es otra alternativa cuando se necesita una mayor absorción.

Enfermedades de Transmisión Sexual

Las enfermedades de trasmisión sexual más comunes son las siguientes: clamidia, el virus del papiloma humano, gonorrea, herpes genital y sífilis. 

Los síntomas suelen ser dolor en la zona genital, picor y flujo vaginal anormal.

En ocasiones se puede producir picor en la zona vulvo-vaginal, sin embargo no siempre suele ser así, muchas veces este tipo de infecciones pueden pasar desapercibidas.

Desequilibrio hormonal

Se trata de una falta de estrógenos que conlleva a producir una excesiva sequedad en los tejidos y provoca muchísimo picor en la zona vaginal.

Esto se da por la falta de flujo vaginal, es decir una menor lubricación, los tejidos suelen rozan y además se puede sentir un escozor.

Para evitar la sequedad de la vagina, muchos médicos recomiendan hidratantes especiales para la vagina que contienen ácido hialurónico.

Estos hidratantes poseen gran capacidad de retención de agua lo que es excelente para la mucosa vaginal.

¿Usar salvaslip a diario?

No se recomienda el uso del salvaslip diariamente, ya que el mismo limita la transpiración de la piel y provoca humedad en la zona vaginal.

Así como un crecimiento de microorganismos patógenos como la cándida. 

Relaciones sexuales

Las relaciones sexuales son ideales para lograr una buena salud vaginal.

Nos permiten el aumento de la circulación sanguínea y fortalece los tejidos en la zona vaginal.

Por otro lado, si padecemos de sequedad y no lubricamos correctamente la zona o si presentamos algún síntoma de infección vaginal, se podría provocar una irritación en los tejidos que poco a poco se convierte en picor y una molestia durante y después del sexo.

Es recomendable orinar antes y después del sexo.

Esto ayuda a limpiar el tracto urinario, además se aconseja el uso de los hidratantes vaginales como: la centella asiática y el aloe vera.

Depilación íntima y antibióticos

Esta suele producir irritación y picor, esto se debe a que el vello actúa como un protector natural en los posibles roces y agentes patógenos.

Al depilarse la zona íntima de manera extrema estarás eliminando por completo todo ese vello y por ende se produce el picor.

Además, cuando se utilizan tratamientos prolongados con antibióticos, se reducen las bacterias propias que suelen actuar en defensa para proteger la vagina.

Esto promueve condiciones que son favorables para el crecimiento de posibles hongos tales como: la cándida albicans que es producida por la candidiasis.

 Candidiasis

Se trata de una infección que se produce en la vagina y que suele causar muchísima picazón y ardor en la vulva.

Esta infección es causada tras el aumento elevado del hongo cándido. 

Los posibles síntomas que causa esta infección suelen incluir: flujo espeso y de color blanco y picazón. La candidiasis es muy fácil de tratar, sin embargo es importante que consultes con tu médico para su posible tratamiento.

 Vulvovaginitis candidiásica

Se produce por distintas especies de hongos, en especial por la cándida.

Siendo la responsable del 90% la cándida albicans de los episodios de la candidiasis vulvo-vaginal.

Suelen vivir en cantidades escasas y sin producir ningún tipo de síntomas.

Sin embargo, a veces se producen alteraciones en las condiciones fisiológicas que ocasionan una alteración de la inmunidad local.

Es decir, se va produciendo un sobre crecimiento que da lugar a una infección.

Algunos factores que suelen ser desencadenantes son:

  • La diabetes cuando está es mal controlada,
  • La utilización de antibióticos,
  • Los anticonceptivos,
  • La gestación,
  • La humedad, entre otros factores.

Vaginosis bacteriana

Se trata de una infección que se produce a causa de las bacterias.

En la mayoría de las ocasiones la bacteria responsables es la llamada Gardnerella vaginalis, que suele desarrollarse en exceso y producir una infección.

La hipótesis más extendida nos dice que es una forma natural de respuesta a las relaciones sexuales.

Donde al mezclarse el flujo vaginal y el eyaculado que se genera en el coito se eleva el pH en un intento por proteger los espermatozoides.

Lo que provoca la proliferación de la Gardnerella vaginalis.

Dermatitis por contacto o alergia

Se trata de una erupción cutánea rojiza y que suele producir picazón.

Además, aparece a través del contacto directo con ciertas sustancias o a través de una reacción alérgica a la misma.

Este tipo de erupción no suele ser contagiosa y tampoco suele poner en peligro la vida de las personas.

Sin embargo, es muy desagradable y molesta.

Existen muchísimas sustancias que pueden causar este tipo de reacciones, entre ellos podemos mencionar:

  • Los jabones.
  • Las fragancias.
  • Alhajas, plantas.
  • Los cosméticos.

Su tratamiento es necesario, sin embargo se debe antes identificar y evitar la causa de esta reacción.

Se recomienda evitar el uso de sustancias que sean irritantes.

Para aliviar la dermatitis por contacto o alergia se recomienda el uso de compresas frías y cremas para la picazón.

La erupción suele desaparecer en un tiempo aproximado de 2 a 4 semanas.

Tricomoniasis

Se trata de una enfermedad de transmisión sexual muy común.

Causada por la infección transmitida a través del parásito protozoario que llamado Trichomonas vaginalis.

Esta enfermedad provoca síntomas que pueden variar y en su mayoría las mujeres y los hombres que la tienen no son conscientes de ello.

Sequedad vaginal

Se trata de una disminución de la cantidad de fluidos producidos en la vagina.

La sequedad vaginal puede provocar molestias como: irritación, sensación de picor, picor y dolor cuando se tiene relaciones sexuales.

En muchas ocasiones, la sequedad vaginal produce la aparición de infecciones urinarias de repetición.

Repercusiones en la calidad de vida en muchas mujeres y disfunciones sexuales secundarias.

Entre las causas más comunes de sequedad vaginal se encuentran:

  • Una insuficiencia en la cantidad de estrógenos,
  • El estrés,
  • La diabetes,
  • Inflamación de los tejidos vaginales (vaginitis),
  • Medicamentos hormonales y
  • El tabaco.

Psoriasis

Es una enfermedad que se da en la piel y que suele causar manchas que son rojas y escamosas que pican.

La psoriasis genital se desarrolla específicamente alrededor de los genitales, no es contagiosa y la misma en ocasiones es heredada.

Esta enfermedad puede desencadenarse por infecciones de levadura y en aquellas personas que tienen una predisposición genética y son más susceptibles a esta enfermedad. 

Sus síntomas pueden ser:

  • Erupciones de color rojo brillantes en los genitales de las mujeres y los hombres.
  • Lesiones rojas suaves y secas.

Atrofia de las mucosas vaginales

Se trata del adelgazamiento, inflamación y resequedad de las paredes vaginales.

Puede ocurrir cuando el cuerpo cuenta con menos estrógenos y suele producirse con mucha más frecuencia después de haber pasado por la menopausia.

La atrofia vaginal suele producir dolor durante las relaciones sexuales, además puede provocar problemas urinarios muy severos.

Para esta enfermedad existen tratamientos simples y efectivos.

Lo más recomendable es consultar con tu médico para que él mismo te indique los pasos a seguir.

Alergias

Las alergias pueden causar una afectación en la vulva, está es la región más externa de la vagina, provocando picor en la vulva.

Para este tipo de afectación se recomienda usar ropa íntima de algodón para evitar el aumento del picor.

Higiene íntima inadecuada que causan picor vaginal

Una de las zonas que requiere mayor cuidado en la mujer es la región genital externa.

Cuando se tiene una limpieza adecuada se pueden evitar posibles infecciones.

La buena salud de la zona íntima de la mujer va a depender de la presencia de la flora bacteriana.

La cual posee un importante papel como protector frente a aquellos patógenos externos.

Sin embargo, debe existir una buena higiene íntima ya que al alterarse el pH la flora se altera, lo que podría provocar una infección.

Es preciso mantener la zona íntima seca y además evitar el uso de aquellas soluciones jabonosas de pH que sean inadecuados.

También es importante evitar el uso de tratamientos antibióticos y tener una dieta adecuada.

Es muy importante la utilización de preservativos cuando mantenemos relaciones sexuales para evitar posibles infecciones.

No olvidar contar con una buena higiene íntima adecuada.

Menopausia

Cuando hay una disminución de estrógenos considerable que suele producirse tras la menopausia, los tejidos de la vagina pierden su grosor, elasticidad y humectación.

La mayoría de las mujeres cuando presentan la menopausia suelen padecer molestias vulvo-vaginales que causan:

  • Sensación de irritación,
  • Sequedad,
  • Picor,
  • Escozor al orinar y
  • Dolor cuando se tiene relaciones sexuales.

Estas molestias son muy frecuentes y suelen incomodar y perjudicar la vida social de la pareja.

Afectando la autoestima de muchas mujeres que lo padecen.

Infecciones vaginales por antibióticos

En muchas ocasiones, después de haber tomado antibióticos de amplio espectro para tratar una infección bacteriana aparece una nueva infección.

Esto puede suceder porque los antibióticos pueden acabar con los microorganismos que suelen ayudar al sistema inmune a mantener a raya a los patógenos invasores.

Al tomar antibióticos se altera el balance normal de los microorganismos de nuestro cuerpo y esto facilita que se puedan sufrir infecciones.

Alergia e irritación vaginales

Cuando exponemos la vagina a ciertos productos químicos, estos pueden ocasionar irritación y picazón.

Dichos productos, desencadenan un tipo de reacción alérgica que va creando una erupción que provoca muchísima picazón.

Entre los productos químicos que provocan alergias e irritación vaginal se encuentra el jabón.

Síntomas del picor vaginal

Los síntomas de picor vaginal suelen ser molestos y muy desconcertantes para muchas mujeres que lo padecen porque hay muchos motivos que pueden ocasionarlo:

  • Picor vulvar.
  • Molestias al orinar.
  • Flujo vaginal de color blanco, muy denso y abundante.
  • Molestias cuando hay relaciones sexuales.

El picor puede ser intenso y estar acompañado de un enrojecimiento de la mucosa vaginal y alrededor de la piel.

Además, el flujo con abundancia con aspecto en grumos, blanco y denso puede ocasionar el picor vaginal.

La mucosa irritada y las molestias al orinar son desencadenantes de los síntomas comunes del picor vaginal.

Tratamiento del picor vaginal

El tratamiento para estos casos suele ser específico si se encuentra una infección.

Se pueden indicar antibióticos o antifúngicos que deben ser aplicados de forma local o administrarse vía oral.

Lo importante es consultar al médico, él será la persona indicada para recetar el tratamiento preciso para el picor vaginal.

Tratamientos orales para prevenir el picor vaginal

El médico puede recetar para este tipo de picor vaginal:

  • Metronidazol  en tabletas (Flagyl)
  • Tinidazol (Tindamax) en tabletas.
  • fluconazol (Diflucan) en tabletas, entre otros.

Probióticos vaginales para la picazón vaginal

Se trata de microorganismos vivos administrados en pequeñas cantidades.

Estos suelen ser muy beneficioso, ya que ayudan a restablecer la microbiota que se encuentra con menos microorganismos añadiéndole los microorganismos faltantes.

Es importante mencionar que existen probióticos para la microbiota vaginal y para la microbiota intestinal.

El Melagyn es un probiótico vaginal de Gynega que viene en forma de comprimidos que se administran directamente en la vagina y el mismo dispone de 7 comprimidos que son bastante sencillos de aplicar.

El láser Co2 como la mejor solución para el picor vaginal

Es una de las mejores soluciones que nos ofrece esta tecnología, ya que podrán desaparecer las imperfecciones cutáneas, tales como:

  • Verrugas.
  • Manchas.
  • Cicatrices.
  • Los restos del acné.
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Posibles lecciones cutáneas benignas.
  • Atrofia vulvo-vaginal.

Conseguirás los mejores resultados al efectuar 3 sesiones, es un tratamiento indoloro y que tan solo dura 20 minutos aproximadamente.

Gracias al láser CO₂ es posible mejorar los síntomas de la atrofia vulvo-vaginal como: la sequedad, irritación, dispareunia, picor y disuria.

Encontrarás más información acerca del láser CO₂ en el siguiente enlace:

Láser CO₂ Monalisa Touch para solucionar el picor vaginal

¿Cómo podemos prevenir el picor vaginal?

El picor vaginal se puede prevenir con métodos fáciles y además teniendo una buena higiene que consiste en:

  • Evitar el roce y las prendas que sean muy ajustadas.
  • Es importante evitar el uso de productos agresivos para el pH vaginal y usar jabones que sean adecuados para el área de genital.
  • Evitar rasurarse la zona de manera excesiva.
  • Utiliza lubricantes cuando tengas relaciones sexuales siempre y cuando el picor se presente tras el sexo.  Es muy importante protegerse durante las relaciones sexuales con preservativos.
  • Se aconseja utilizar ropa interior de algodón.

Estos son algunos de los consejos que se deben tener muy en cuenta cuando aparece el picor vaginal.

Sin embargo, si el mismo persiste es necesario consultar con ginecólogo de confianza.

Ya que existen enfermedades de tipo reumatológicas, alérgicas, dermatológicas o infecciosas que suelen presentarse con picor vaginal.

Es importante mencionar que el 99% de las mujeres han padecido alguna vez picor vaginal.

Sin embargo, existen etapas donde esta infección es mucho más frecuente.

Sobre todo durante la infancia, en la pubertad, cuando se está embarazada y cuando se tiene la menopausia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba